La importancia del fracaso

El fracaso es una de las cosas que más tememos los seres humanos. En mayor o menor medida, a todos nos da miedo ser señalados por no haber alcanzado una meta. Y frecuentemente los críticos más ácidos de nuestra persona somos nosotros mismos.

Por otro lado, es muy interesante analizar la forma en que la gente exitosa ve el fracaso. Y más aún, la forma como lo incorporan a sus vidas cotidianas.

Michael Jordan lo resume de una forma genial en este comercial de Nike.

“He fracasado una y otra y otra vez en mi vida, y es por eso que triunfo”

En el mundo de los negocios, el fracaso es algo por demás importante. Nos permite generar conocimiento al rededor de nuestras estrategias, nuestros objetivos, nuestros productos o servicios. Avinash Kaushik, evangelista de Web Analytics de Google, resalta continuamente esta gran ventaja del mundo en línea: la oportunidad de fracasar mucho, rápido y barato.

Seth Godin, uno de los profesionales de marketing más importantes de Estados Unidos, propone una estrategia muy coherente acerca de en qué momento y con qué frecuencia fallar:

  • Fallar Mucho: En ideas que cambien el status quo. Propuestas. Lluvias de ideas. Conceptos que abren puertas.
  • Fallar Frecuentemente: En prototipos. Pruebas de anuncios.
  • Fallar Ocasionalmente: Pruebas de concepto. Juntas de dirección.
  • Fallar Poco: Interacciones con grupos pequeños de usuarios y clientes reales.
  • Fallar Nunca: Mantener las promesas hacia tus clientes.

 

Google es una de esas empresas que incorpora el fracaso como parte esencial de su vida diaria y lo plasma en uno de sus principios más conocidos: “Innovación no es perfección instantánea”. Es gracias a este principio que nos hemos acostumbrado al Beta (casi) perpetuo de sus productos. El secreto para poder adoptar este modelo mental es enfocarse en la experimentación. Google ha generado muchos experimentos fallidos, entre los más destacados está Google Wave. Pero algunos de estos experimentos han resultado en productos muy exitosos, por ejemplo, GMail o Google Maps.

Los ejemplos abundan en personajes de nuestra historia reciente: Walt Disney, Los Beatles, Thomas Alva Edison, Abraham Lincoln, la lista es interminable.

“Si nunca has fracasado, nunca has vivido”

Por cierto, una de las principales virtudes que hay que desarrollar para incorporar el fracaso como parte esencial del éxito, es la paciencia.

Leave a Reply